Secciones

Titular

A.- Santísimo Cristo del Consuelo.- con la actual, son 4 las imágenes que la Hermandad ha tenido en propiedad bajo esta advocación y que sufrieron diferentes suertes a lo largo de la historia.
La primera de ellas es la venerada en el ejido de Barajas y que, en el siglo XV se trasladó a la iglesia de Santa María la Blanca de Torralba de Calatrava, ya que, tras el litigio entre los vecinos de ambas villas, se decidió que fuese a parar a los fieles de nuestra localidad vecina. De esta imagen se conserva una fotografía de principios del siglo XX que actualmente se expone al público en la Ermita del Cristo de la localidad Calatrava.
La segunda imagen que se tuvo en propiedad se corresponde con la que los fieles de la vecina localidad de Torralba entregaron a los vecinos de Daimiel, poniendo fin así al litigio iniciado por la propiedad del Santísimo Cristo de la Consolación, del despoblado de Barajas, obra de fue destruida durante la barbarie iconoclasta de la Guerra Civil Española. Aunque de esta imagen no se conserva ningún documento fotográfico, podemos suponer que tendría gran parecido con el original.
La tercera de las imágenes fue adquirida por los fieles de Daimiel en 1939, al termino de la contienda española. Era una imagen de madera tallada y policromada de los Hermanos Rivas de Santiago de Compostela, que procesionó algunos años pero que no gustó a la Cofradía, por lo que fue cedida en depósito a la Ermita de San Roque, donde se le rinde culto.
La imagen que actualmente se venera por fieles y hermanos es la correspondiente a la talla que realizara en 1945 el insigne imaginero sevillano Don Antonio Castillo Lastrucci. En ella podemos apreciar la clara influencia de la imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de los Estudiantes de Sevilla, ya que en el contrato que D. Bernardo Fisac Martín - Bandujo firmó para la adquisición, figuraba que se debían parecer en hechura. En ella se observan los rasgos claros de todas las imágenes de Lastrucci: sudario, mechón de pelo cayendo, dientes superiores tallados y la típica caída del peso del cuerpo, que los hace característicos.